Cuando nos hacemos una herida se producen en el organismo una serie de reacciones bioquímicas para reparar el daño. Los alimentos que ingerimos van a ser los encargados de aportar al organismo las herramientas para reconstruir los tejidos.